Psicofisiología mundial gira su mirada a La Habana

Psicofisiología Mundial gira su mirada a La Habana

Por Ana Laura Arbesú

Los avances de Cuba en la Psicofisiología constituyeron aspectos significativos para su designación como sede del XVIII Congreso Mundial de esa disciplina, que agrupó en La Habana a especialistas de varias latitudes.
Es la primera vez que se celebra esta cita en una nación latinoamericana. Designar a nuestro país sede del mismo es muestra del alto reconocimiento que ha alcanzado la investigación en el campo de las neurociencias, dijo a Correo de Cuba una miembro del comité organizador.
Considerada pionera en la introducción de la electrofisiología, la fusión de imágenes multimodales y la neurociencia cognitiva, Cuba representó una sede apropiada para realizar este encuentro debido a una larga y fructífera tradición en los estudios en el campo de esta especialidad, añadió.
A la cita, celebrada del 31 de agosto al 4 de septiembre, asistieron unos 400 investigadores latinoamericanos de México, Brasil, Argentina y Cuba, esta última con 44 especialistas. De otras latitudes llegaron expertos de Francia, Italia, Alemania, China, Australia, Japón, Estados Unidos y Canadá, entre otros.
Para la académica mexicana Thalía Baillet esta actividad en la Isla cuenta con profesionales de alto nivel.
Precursora de la disciplina en Cuba, vivió casi dos décadas en La Habana desde 1963 a 1980 y conoció de cerca los primeros pasos de lo que es en la actualidad el Centro de Neurociencias. Conozco el nivel de los investigadores cubanos, son de talla internacional, aseguró.
Baillet labora en el departamento de psicología, pediatría y psicofisiología de la Universidad Nacional Autónoma de México y fue una de las nueve conferencistas magistrales. Presentó uno de sus más recientes estudios, basado en la detección temprana de daños cerebrales.
Trabajo con recién nacidos que tienen factores de riesgo de daño cerebral, y uno de los problemas que pueden presentarse son las alteraciones atención debido a esos factores, explicó. Expongo en congreso un procedimiento de evaluación en niños de tres meses de edad, así como un método de tratar este tipo de alteraciones.
El académico japonés Kenji Tsuchiya fue otro de los delegados que trajo el resultado de sus estudios con infantes autistas. En su conferencia “Desarrollo neurológico de los niños durante los primeros dos años de vida. Análisis de la trayectoria del pequeño y diagnóstico del espectro autista”, el experto señaló que la edad en que los padres tienen hijos y el desarrollo neurofisiológico de estos conforman el diagnóstico del espectro autista
Con los datos de esta indagación se pudo comprobar que los niños hijos de padres con edad avanzada, es decir, con 35 años o más, poseen mayor riesgo del autismo, a lo que se une un avance lento en el lenguaje o las capacidades fisicomotoras que puedan desencadenarse durante los primeros 24 meses de vida.
En el congreso, que auspició la Organización Internacional de Psicofisiología, la Sociedad Cubana de Neurociencias y el Centro de Neurociencias de Cuba, estuvieron presentes, además, personalidades como Giuseppe Chiarenza, del centro internacional de problemas de aprendizaje, atención e hiperactividad, de Milán, Italia, así como el estadounidense Adam Gazzaley, director del Neuroscience Imaging Center, de San Francisco, California. 

Psicofisiología Mundial gira su mirada a La HabanaCarlos Suárez, investigador del Centro de Neurociencias de Cuba, en el contexto del CongresoLa doctora Thalía Harmony Baillet, investigadora titular del Instituto de Neurobiología (INB) de MéxicoKeisuke Wakusawa, profesor del departamento de Neurología Pediátrica Takuto, Centro de Rehabilitación para Niños en Japón.Los rasgos y las bases psicofisiológicas de la personalidad fue uno de los temas que se debatieron en el Congreso.

Categoria: