Recuerdan a primer embajador de la Cuba revolucionaria en Venezuela

Personalidades venezolanas y cubanas se reunieron hoy en la Casa Nuestra América José Martí de esta capital para conmemoran el centenario del natalicio de Francisco Pividal, primer embajador de la Cuba revolucionaria en esta nación suramericana.
En el encuentro, organizado por la Asociación de Cubanos y Cubanas residentes en Venezuela (Accreven), se recordó la vida y obra de quien fuera el principal organizador del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) en la patria de Bolívar.
Lourdes Souza, vicepresidenta nacional de la Accreven, destacó la labor de Pividal como jurista, historiador, periodista y diplomático durante los 12 años que vivió en suelo venezolano, dejando una obra de varios libros y más de 250 artículos publicados.
Por su parte, el embajador de la isla caribeña en Caracas, Rogelio Polanco, se refirió a su trabajo como activista político durante el período de la lucha en Cuba contra la dictadura de Fulgencio Batista.
Hugo Chávez, el gran bolivariano que todos admiramos y que fue capaz de traernos a Bolívar nuevamente a la realidad latinoamericana, fue quien una y otra vez nos recordó a Francisco Pividal, señaló Polanco.
El Embajador resaltó que Pividal hizo en Venezuela lo que José Martí había realizado en Estados Unidos un siglo antes, o sea, aunar a la emigración cubana en la búsqueda de la libertad de la isla: fue en ese aspecto un martiano completo, aseguró.
Fue el más vital promotor de la campaña "un bolívar para la Sierra" cuyo objetivo era recaudar fondos a lo largo y ancho del territorio venezolano para aportar a la causa de los rebeldes del M-26-7 que combatían en el oriente cubano en 1958, se trata de una de las epopeyas más hermosas de la solidaridad entre nuestros dos pueblos, añadió el diplomático.
Polanco resaltó que como reconocimiento a su audacia y perseverancia, el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, nombró a Francisco Pividal como primer embajador de la nación caribeña en Venezuela después del triunfo del 1 de enero de 1959.

Hoy, que tengo yo esa responsabilidad y privilegio, siento un orgullo extraordinario por tener como precursor de la diplomacia cubana a una figura de la talla de Pividal, apuntó.
Recordar un día como hoy el centenario del nacimiento de Pividal demuestra la necesidad de mantener viva nuestra historia, en momentos en que algunos pretenden que olvidemos el pasado, ese que nos hace dignos, concluyó.
mgt/nvo
 

Categoria: