Salud

Para vivir más y mejor: una prioridad en Cuba          
Por Luisa María González
La televisión nacional reveló una historia de vida que arroja evidencias sobre una urgencia de la sociedad cubana: hace un tiempo una mujer debió limitar su vida profesional para poder cuidar a su madre, anciana y enferma.
Además del problema individual de un desarrollo laboral restringido, el caso llama la atención sobre un eventual conflicto social en un país con cada vez más cantidad de ancianos, cuyo cuidado exigiría mayores atenciones por parte de la población laboralmente activa y limitaría su capacidad de aportar al desarrollo socioeconómico.
Los datos son elocuentes en este sentido, pues estadísticas preliminares del censo poblacional realizado en los últimos meses del año pasado indican que el 18,3 por ciento de los cubanos tiene 60 años o más; mientras otras investigaciones apuntan que para el 2030 la cifra se elevará a un 30 por ciento.
Hoy Cuba se encuentra entre las 50 naciones con población más envejecida, según datos oficiales, una situación favorecida por factores como los resultados de las políticas de desarrollo social implementadas en las últimas cinco décadas, las cuales han posibilitado la extensión de la vida de las personas.
En este sentido, la esperanza de vida al nacer ha crecido hasta llegar a alrededor de 78 años como promedio.
Otro elemento que influye en el envejecimiento poblacional se relaciona con el descenso de la fecundidad en Cuba, pues por ejemplo, hace más de tres décadas que no se cubre la tasa de reemplazo poblacional, es decir, las mujeres no dejan una hija que las releve en la función reproductiva, publicó el diario Granma.
El jefe del departamento de Atención al Adulto Mayor del Ministerio de Salud, Alberto Fernández, declaró a Correo de Cuba que la nación debe prepararse para asumir una sociedad envejecida, lo cual ameritará el trabajo conjunto de todos los organismos estatales, es decir, la salud, la educación, el transporte y la industria, entre otros.
En este sentido, el Plan de la Economía para el 2013 destina 58 millones de pesos a respaldar 30 medidas dirigidas a este sector poblacional, así como a estimular el crecimiento de la natalidad.
De acuerdo con fuentes oficiales, la atención a este grupo es una prioridad para el gobierno, y la definen como personalizada, directa y que toma en cuenta las condiciones económicas, sociales, de salud y familiares de los ancianos.
Los programas de asistencia social elaborados para ello incluyen diversas acciones entre las que sobresalen las encaminadas a mejorar la disponibilidad de medicamentos y el seguimiento a la salud del anciano.

Alterativas para una vida más larga y placentera

En instituciones del Sistema Nacional de Salud del país existen 444 equipos multidisciplinarios para atender a los adultos mayores frágiles y en estado de necesidad.
A ello se agregan unos 156 Hogares de Ancianos, en los cuales las personas permanecen internas a tiempo completo, y alrededor de 124 Casas de Abuelos, con seis mil 300 beneficiarios que asisten a ellas en el horario del día mientras sus familias trabajan o estudian, informó Fernández.
Asimismo, en todo el territorio nacional funcionan 12 mil 438 Círculos de Abuelos, modalidad referida a grupos de mayores que se reúnen en la comunidad para hacer ejercicios físicos y planificar otras actividades que les permiten elevar su nivel de socialización.
La asistencia social a domicilio también está contemplada en los planes, con más de 15 mil ciudadanos beneficiados; y tampoco se excluyen los servicios de alimentación, pues 101 mil 743 los reciben en más de ocho mil centros dedicados a ellos, explicó el funcionario.
Estos son sólo algunas de las acciones desarrolladas para propiciar que el envejecimiento poblacional no sea un fenómeno traumático ni para el ser humano, ni para la sociedad, consideró el especialista del Minsap , aunque todavía tenemos muchas cosas por hacer.

Una cátedra contra el envejecimiento de las neuronas  

Más de 85 mil graduados avalan el funcionamiento de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, institución cubana con más de doce años de existencia que se propone ser espacio de superación y disfrute de las personas con más de 60 años.
La presidenta y fundadora de esa entidad en la Universidad de La Habana, Teresa Orosa, resaltó en entrevista con Correo de Cuba que hoy existen 17 cátedras para dirigir y organizar el funcionamiento de más de 500 aulas en todo el territorio nacional.
“Una fortaleza es que desde el inicio pensamos no sólo en cultivar el intelecto o la sapiencia, sino también en ayudar a los adultos a ser mejores personas y seguir contribuyendo al desarrollo de la familia, de la comunidad y de la sociedad”, señaló la especialista en Psicología.
Agregó que el programa consiste en un curso básico de un año compuesto por varios módulos sobre temas como el desarrollo humano y la promoción de salud, seguido por otros de continuidad para ampliar las temáticas o introducir nuevos asuntos.
“Los módulos tributan a que las personas comprendan la etapa de la vida en que están y las cuestiones asociadas a ese momento del desarrollo, con conocimiento de todo lo necesario para vivir de forma más autónoma”, apuntó Orosa.
Durante una visita de Correo de Cuba  a un aula del capitalino municipio de 10 de Octubre, la estudiante Elba Raveiro añadió que además de la docencia, también realizan talleres muy diversos de literatura, cocina, de muñequería, de tejido, entre otros.
Por su parte, un alumno al que todos llaman Cabrera comentó que organizan excursiones a museos, a teatros, a cines, y a varios lugares que no visitaban cuando trabajaban debido a la falta de tiempo.

 

Categoria: