Salud

Cuba logra su más baja tasa de mortalidad infantilLa tasa de mortalidad infantil de Cuba, ubicada en 4,2 por mil nacidos vivos, demuestra que se cumple con las estrategias y planes regionales sobre este tema, destacó Roberto Álvarez, jefe del Departamento Materno-Infantil del Ministerio de Salud Pública.En entrevista publicada en el diario Granma, agregó que este logro refleja, además, el cumplimiento de la meta de reducir la mortalidad del niño menor de cinco años, propuesta por las Naciones Unidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.Es muestra también del cumplimiento de las recomendaciones de la Agenda para el desarrollo después del 2015, apuntó.Álvarez consideró que la hazaña de Cuba es expresión de hasta dónde es capaz de llegar una sociedad justa y un sistema de salud público cuando ofrece total cobertura, es accesible, universal y se beneficia de la intersectorialidad y la activa participación comunitaria.Sobre la importancia internacional de tal indicador, Álvarez resaltó que es expresión del grado de inclusión social y desarrollo social inclusivo, el nivel de acceso universal a la salud y a los derechos sexuales y reproductivos.Así como de la inversión en materia de salud materna, perinatal e infantil y el índice de desarrollo humano alcanzado por un país, comentó.Asimismo, traduce la prioridad que un Estado brinda a la salud del pueblo y demuestra cómo los países garantizan los derechos humanos a sus ciudadanos, especialmente los derechos de los niños.El directivo afirmó que el avance nacional en esa materia no es un hecho aislado, el gobierno cubano ha desarrollado estrategias y políticas destinadas al mejoramiento continuo de la salud materno-infantil.Resaltó la amplia cobertura de vacunación, el nivel educacional y cultural de nuestra población y el empoderamiento y desarrollo alcanzado por las mujeres, desde el propio inicio de la Revolución en Cuba.El representante de la entidad, ofreció datos acerca de la reducción de las muertes por malformaciones congénitas y comparó que durante el 2012 se reportaron 26,2 por ciento por esa causa y en el 2013 representaron el 20,2."La razón que hace posible este logro es la prioridad que el sistema de salud cubano concede al programa nacional de diagnóstico, manejo y prevención de defectos congénitos y enfermedades genéticas", aseguró. Confirmó la posibilidad de continuar la reducción de esa tasa a partir de reservas organizativas y técnicas, aunque una vez alcanzadas tasas tan bajas, los márgenes de reducción son mínimos, dijo.Entre otros datos, mencionó que las gestantes cubanas reciben como promedio 16 controles médicos, se les garantiza el diagnóstico prenatal de anomalías congénitas, la pesquisa de enfermedades asociadas al embarazo, atención en hogares maternos y reciben preparación psicoprofiláctica para el parto.Añadió que el 99,9 de los alumbramientos ocurren en instituciones con atención especializada y garantías de sangre y hemoderivados y el acceso inmediato a un medio quirúrgico.Los recién nacidos son acompañados por neonatólogos en todo parto de riesgo, reciben alojamiento conjunto y la lactancia materna, se les atiende precozmente las cardiopatías congénitas y reciben atención quirúrgica neonatal en centros de referencia, destacó Álvarez.Agregó que son objeto de pesquisa contra seis errores congénitos del metabolismo. Se les ofrece seguimiento a su crecimiento y desarrollo, se monitorea su estado nutricional y se les protege por vacunas de trece enfermedades.

Categoria: