Verano en Cuba

Por Charly Morales Valido

Resulta curioso que en Cuba se prepare un recibimiento oficial al verano cuando, a juzgar por las tórridas temperaturas, tal estación ni siquiera se ha ido: aquello de que Cuba es un eterno verano pasó de ser un eslogan a una bendita tortura...

Como sea, los meses de julio y agosto volverán a traer, aparte de sol y playa, una amplia programación cultural y deportiva para todos los gustos y edades, con énfasis en los Juegos Panamericanos de Toronto, el estreno de una treintena de películas en los cines de estreno y mucha música.

El deporte vuelve a ser una de las alternativas preferidas, ya sea a través de planes recreativos o iniciativas comunitariasfútbol callejero, pitenes de pelota, guerrillas de baloncesto—, o desde el televisor: la Copa América deja la escena caliente para los Panamericanos, o el Pre-Olímpico de Basket.

Acabándose el período vacacional llegará la Serie Nacional de Béisbol, estrenando calendario en busca del formato ideal, o que al menos rescate esa pasión por el deporte nacional, que cede terreno ante el fútbol. Ahora, el campeonato Sub-23 es una antesala que permite vislumbrar el futuro.

De nuevo playas y campismos vuelven a coparse como alternativa a la vorágine citadina, y muchos se zambullen en ríos, pocetas y costas con tal de refrescar algo… Los aires campestres, el reunirse con familia y amigos en contextos diferentes, invitan también a “escapar” de lo cotidiano.

Sin embargo, el ámbito cultural vuelve a ser el más fuerte, con todas las artes involucradas. En particular, la literatura toma un segundo aire tras el tsunami editorial que es la Feria del Libro, ahora con las tradicionales Lecturas de verano que cada año toman las principales calles habaneras.

Desde la Avenida de los Presidentes hasta el Malecón, toda la Calle 23 se inunda de puntos de ventas de libros, presentaciones, mini-conciertos y charlas con autores, desde los “best-sellers” nacionales hasta algún poeta desconocido, un narrador por descubrir, un talento en busca de foro…

A su vez, los niños —al final los únicos que verdaderamente vacacionan, pues los padres rara vez descansantendrán este verano incentivos extras para ir al cine, pues los Estudios de Animación del ICAIC estrenarán 28 cortos y tres videojuegos, algunos de ellos realizados en 3D.

En particular destaca en agosto la celebración de los 45 años de Elpidio Valdés, el más entrañable superhéroe cubano. El mambí creado por Juan Padrón regresa con una misión especial, así como la resurrección de Xip Zerep, otro personaje casi olvidado del Premio Nacional de Cine.

A su vez, la central provincia de Villa Clara acogerá la Gala Nacional de Cubaila, evento que combina deporte, cultura y recreación, con la idea de hacer del baile una suerte de terapia contra el stress, una manera de hacer ejercicio físico y divertirse, mediante coreografías masivas o de pareja.

En tanto, la red nacional de Joven Clubs de Computación pone sus salas de juego y navegación a disposición de la comunidad, como otra manera de acercar las nuevas tecnologías a la familia cubana. La idea es además proyectar audiovisuales, ofrecer servicios de recuperación y procesamiento de información digital, digitalización y tratamiento de imágenes, actualización de antivirus y desarrollo de aplicaciones.

Los centros históricos de las principales ciudades de Cuba promueven recorridos por sus calles y tradiciones, visitas a museos, así como talleres veraniegos de literatura, danza, actuación, manualidades, narración oral e incluso medicina natural.

Y si bueno es elevar el espíritu, mejor es sacudirlo de vez en cuando, y para eso los carnavales se pintan solos. Quizás los más trepidantes este verano sean los de Santiago de Cuba, que celebra su primer medio milenio y al parecer planea hacerlo por todo lo alto, arrollando con sus legendarias congas, estremeciendo su telúrico cimiento a baile, tambor y fuegos artificiales. Una Fiesta de Fuego de ley…

Además, agrupaciones de diversos formatos y géneros, así como solistas, tienen sus espacios habituales en escenarios nocturnos o peñas populares, u ofrecerán conciertos en teatros o en esas tarimas de pueblo donde uno amanece bailando, y  al final el calor pasa a un segundo plano porque, total, Cuba es un eterno verano…
 

Categoria: